donde estas? en la ESCALA DE KINSEY DE SEXUALIDAD

donde estas? en la ESCALA DE KINSEY DE SEXUALIDAD

ESCALA DE KINSEY DE SEXUALIDAD

encuesta FOCO BLANCO

Alfred Charles Kinsey, entomólogo y psicólogo norteamericano, a finales de los cuarentas en sus dos obras La conducta sexual del hombre (1948) y La conducta sexual de la mujer (1953),  recopiló 18 mil entrevistas personales cuyos resultados analíticos concuerdan en gran medida con otros estudios posteriores sobre conducta sexual realizados en otros países, en distintos años y por sexólogos y especialistas en el tema. El autor se convierte en el primero en elaborar una escala de sexualidad, conocida como la Escala Kinsey, que sigue siendo legítima, válida y actual hasta nuestros días.

Conozcamos la “Escala de Kinsey”, las ocho variantes de conducta sexual humana, aún hoy reconocidas universalmente, asentadas sobre bases científicas.


Kinsey resume toda su investigación en una escala del cero al siete (que da un total de ocho). El hombre o mujer de Rango Cero es heterosexual, que siente atracción por individuos del sexo opuesto y desarrolla afecto solo de amistad con los del mismo sexo rango cero. La mujer del Rango Cero, a diferencia del hombre de este rango, expresa más afecto, como los saludos de beso en la mejilla, abrazos y caricias con otras mujeres, sin que éstas sean de intención sexual. Ambos, en algunos casos, muy eventuales, podrían haber tenido contacto sexual con gente del mismo sexo; pero sigue siendo considerado heterosexual si lo intentó por única ocasión para determinar si le agradaba o no, o bien, si fue victima de violaciones homosexuales totalmente contra su voluntad. Pero cuando sostiene relaciones homosexuales más de una vez, automáticamente abandona el rango cero. El individuo del Rango Cero es prohibido para los rango seis del mismo sexo, y es compatible sólo con personas del sexo opuesto que posean cualquier otro rango, menos el Rango Seis.

El individuo de Rango Uno es “heteroflexible grado segundo”. Acepta amistades de cualquier sexo y preferencia sexual. Es preferentemente heterosexual, sólo incidentalmente homosexual. Se considera a sí mismo heterosexual, pero encierra en el clóset su otra sexualidad. Generalmente tiene relación con el sexo opuesto, aunque en algunas ocasiones muy remotas elige personas del mismo sexo. La intimidad ya no se limita a darse sólo entre un hombre y una mujer, recurren frecuentemente a tríos y más. En el caso del hombre de este rango, por lo general adopta el rol activo con la pareja y sólo acepta tener relaciones con quien tiene apariencia de mujer, es decir, la pareja está obligada todo el tiempo a asumir el papel femenino en el acto sexual, sea o no mujer.

El individuo de Rango Dos es “heteroflexible grado primero”.  Empieza a tener interés en el mismo sexo, se esfuerza en ocultar toda señal de otra preferencia sexual. Se sigue considerando como heterosexual, pero ya siente una curiosidad por los de su mismo sexo. Esto significa que acepta tener relaciones no sólo con su pareja de sexo contrario, sino también de manera furtiva: el hombre, con hombres pasivos de apariencia varonil, y la mujer con mujeres de apariencia femenina; donde ambos mantienen una relación en secreto, pero en la mayoría de los casos se considera como fantasía o juego. Aunque el rango dos no se enamora, sí mantiene relaciones frecuentes con otro individuo del mismo sexo, sin que ello signifique serle infiel a la pareja de sexo opuesto.

El individuo Rango Tres es bisexual, y desea a ambos sexos por igual. Aparenta ser heterosexual por “el qué dirán”, pero lejos de la creencia común, sus relaciones no son furtivas. Aun así, lleva sus relaciones fuera del clóset con éxito y sin nada qué ocultar. A partir de este rango, está comprobado que se enamoran de alguien del mismo sexo de igual forma como del sexo opuesto, y por lo mismo, la fidelidad no existe.

La mujer del Rango Tres es favorita para los hombres heterosexuales, ya que creen es quien les abre posibilidades infinitas en el mundo de las fantasías sexuales. En la realidad son frías y solo se dan a la bisexualidad por placer.

El hombre de este rango, acepta parejas varoniles en su relación, y adopta en la intimidad el rol intermediario entre ambos.

El individuo del Rango Cuatro es “homoflexible grado uno”. Le empieza a gustar menos el sexo opuesto. En el caso de los hombres, aprecian la belleza femenina sin morbosidad y de forma más equilibrada, es decir, dejan de enloquecer por el sexo opuesto, el que empieza a volverse prohibido. La mujer de este rango sigue frecuentando a los hombres, pero su desinterés en ellos no es tan notable.

El individuo del Rango Cinco es “Homoflexible  grado dos”. Con frecuencia prefiere a su mismo sexo que el opuesto, por lo que las relaciones que lleguen a tener con alguien del sexo opuesto son muy ocasionales o se limitan sólo a la amistad. El hombre busca parejas varoniles con rangos menores a los de él, y  la mujer en este rango fácilmente es confundida con lesbiana, ya que suele tener relaciones más seguidas con otra mujer. Asimismo, el hombre rango cinco, cuando tiene relaciones con rangos uno del mismo sexo, las relaciones suelen ser furtivas debido a que los rangos menores, en especial hombres, todavía se avergûenzan de su otra sexualidad.

Quien es Rango Seis, “Homosexual”, sólo puede sostener relaciones con gente de su mismo sexo, que en el mejor de los casos también sea homosexual, pero prácticamente pudiendo ser de cualquier preferencia sexual, aunque paradójicamente el rango seis hace lo mismo que los rango cero: ir tras lo prohibido, por ejemplo, los heterosexuales del mismo sexo. Se pueden conformar parejas con dos rangos seis, y en estos casos las relaciones no son furtivas. El rango seis es totalmente prohibido para los rango cero del sexo opuesto. En la mayoría de los casos el rango seis tiene más amistades del sexo opuesto que del mismo. La mujer de rango seis tiene relaciones de rol intermediaria, totalmente sin riesgo con su pareja y constituye la prohibición total para el hombre rango cero.
La última de las categorías la ocupan los asexuales; estos individuos no se inclinan hacia ningún rango; por lo general optan por la abstinencia de por vida ya que no disfrutan el sexo.

Ahora que tú ya conoces la Escala de Kinsey, habrás podido cotejar tus gustos y preferencias sexuales para saber exactamente en qué rango te encuentras actualmente.

responde la encuesta :)